Ignacio Palomino ¡Prrrr…!

¡De todos los Ignacios, tenía que ser Palomino!

Expandida por todo sitio tras el intento humano por derrotar a los alienígenas con bombas nucleares arrojadas al Pacífico, la radiación provocó mutaciones indecibles en la especie: hombres-rata, niños-puerco, políticos y artimañas por doquier… El origen mutante de Palomino y el misterioso destino de su padre son determinantes para entender qué sucedió con Mamma Luanda y qué habrá de ser entonces con la Tierra.

Un Palomino loco, un sombrero y su sensual canto mañanero es todo lo que le queda a Inkercito para conocer el porvenir del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *