¡Adrielito canta cada día mejor!

No todo son penas en el infierno humano. La resistencia merece ser correspondida con el goce que sólo brinda el tango, ese «pensamiento triste que se baila». Adriel es el maestro de ceremonia de todas las ilusiones habidas y por haber ¡Un 2×4 y la fiesta recién habrá comenzado!

Nostalgias

Adriel espera restituir su reinado entre los hombres alguna vez. Sabe que las fuerzas alienígenas son aun peores que sus truquillos inocentes.

Recuerda aquél barrio hétero-patriarcal en el que las cosas estaban donde debían: la mujer en la cocina y los hombres en la batalla, el crucifijo en las escuelas y la burguesía en sus sillones.

A veces deben sostenerlo entre cuatro para que no se escape de las alcantarillas a ver las ruinas de una Buenas Aires derrotada y que se le piante un lagrimón.

Mascotas

Niños inocentes envueltos en pieles de cerdito ahumado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *