Los autores

«Las Inmundas Aventuras de Inker» es la ópera prima esbozada por vez primera en un bar del barrio porteño de Flores, en el invierno del año 2015, por el ilustrador Santiago Casal y el filósofo Fernando Proto Gutierrez.

Nada se conoce sobre el destino de los originales de los dos primeros capítulos, dado que le fueron arrebatados a Casal por entidades desconocidas, en circunstancias aun no esclarecidas. Desde ese momento, fue acordado que «La Verdad» fuera revelada de manera críptica y extraña.

Es un hecho evidente que la expresión «los extraterrestres viven ya en la Tierra y que ‘Ellos’ dominan a los humanos procesando sus pieles», debe leerse entonces entre líneas: «El gran tranvía de la primavera insípida se aproxima a la ribera de la ciudad perdida». Así también, «es sabido que las potencias centrales se hallan desde antaño en guerra con civilizaciones alienígenas avanzadas», debe leerse entonces: «El sigilo de las flores llora su calma en la noche oscura del alma».

Los mensajes encriptados son una clara muestra de la amenaza extraterrestre a la que los autores se ven a diario sometidos, y una evidencia aun mayor lo es el tiempo que han tardado en decidirse a publicar los primeros capítulos: cinco años o más.

Con «Las Inmundas Aventuras…» los autores ponen en juego sus vidas y sólo el éxito editorial y el marketing desmesurado de la obra podrían salvarlos de la inminente posibilidad de ser abducidos para siempre por habitantes de Alpha Draconis, o de los desencantos de una vida carente de sentido.